Tensión alta o hipertensión, síntomas y claves para bajarla

La tensión alta puede causar graves problemas de salud aunque no percibas sus síntomas. Descubre cómo controlarla y bajarla de manera natural.

Cómo controlar la tensión alta: alimentación y tratamientos recomendados

¿Eres hipertenso? ¿Desde cuándo no te has tomado la presión arterial? Mantener la tensión controlada limita la posibilidad de sufrir problemas cardíacos o renales.  Es importante una medición periódica y cuidar la alimentación y el estilo de vida. También puedes recurrir a suplementos naturales que te ayudarán a controlarla. Es posible que no necesites medicación, pero eso debe decidirlo tu médico. Por nuestra parte te ayudamos a conocer a fondo la hipertensión, sus causas, sus síntomas y cómo bajarla de manera natural.

Según el estudio Di@bet.es el 42,6% de la población adulta española mayor de 18 años es hipertensa. Esta prevalencia se agrava en los hombres, llegando al 49,9%, mientras que las mujeres se ven afectadas en un 37,1%.

Otro de los datos preocupantes que revela este estudio es que el 37,4% de los hipertensos están sin diagnosticar, dato que también es mayor en los hombres, un 43,3%.

Si nos fijamos en las personas hipertensas diagnosticadas, de ellas, solo el 30% tiene la presión arterial controlada. En este caso, más mujeres que  hombres.

Estos datos no son muy alentadores teniendo en cuenta las consecuencias que puede acarrear la subida de tensión.  Si eres hipertenso esta entrada te interesa. Vamos a conocer las causas y síntomas de la tensión alta y cómo controlarla.

¿Cómo se mide la tensión y cuándo se considera tensión alta?

¿Cómo se mide la tensión? La tensión arterial se mide con el esfigmomanómetro o tensiómetro y en milímetros de mercurio (mmHg).

Hasta 140 mmHg de presión sistólica o máxima, la que comúnmente llamamos la presión alta, y 90 mmHg para presión diastólica o mínima, la que se conoce como la presión baja, son valores dentro de la normalidad.

Hipertensión e hipotensión

Por encima de 140/90 mmHg se considera presión arterial alta o hipertensión, un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos.

Un valor de presión arterial de 90/60 o menor, se considera presión arterial baja o hipotensión. Esto significa que el corazón, el cerebro y otras partes del cuerpo no reciben suficiente sangre.

Causas de la hipertensión

En la mayoría de los adultos, no hay una causa identificable de presión arterial alta si no que se desarrolla gradualmente con el transcurso de los años, es lo que se denomina hipertensión primaria (esencial).

Algunas enfermedades como el tiroides, problemas renales o la apnea obstructiva del sueño, diagnosticadas o no, tienden a elevar la tensión arterial de manera repentina y con datos mayores que la hipertensión primaria, es lo que se denomina hipertensión secundaria.

Este tipo de hipertensión también puede venir provocada por defectos congénitos en los vasos sanguíneos, medicamentos como pastillas anticonceptivas, antigripales, descongestionantes y analgésicos y drogas como la cocaína y las anfetaminas.

También se debe tener muy en cuenta la hipertensión emocional, que está asociada a cambios emocionales como estrés, ansiedad, ira, depresión o combinaciones de ellas. Una situación de activación y alerta del organismo implica un aumento de la frecuencia cardíaca, estrechamiento de los vasos sanguíneos (vasoconstricción) y el  aumento de la presión arterial.

Factores de riesgo de sufrir hipertensión

Hay algunos factores que pueden elevar las posibilidades de sufrir hipertensión:

  • La edad y el sexo: El riesgo de presión arterial alta aumenta con la edad. Hasta aproximadamente los 64 años, la presión arterial alta es más común en los hombres. Las mujeres son más propensas a desarrollarla después de los 65 años.
  • Antecedentes familiares: Sí, la  hipertensión tiende a ser hereditaria.
  • El sobrepeso: El sobrepeso aumenta la cantidad y el volumen de sangre que necesitas para suministrar oxígeno y nutrientes a tus tejidos. Lo que también lo hace que aumente la presión sobre las paredes arteriales.
  • La inactividad física: Las personas inactivas tienden a tener una mayor frecuencia cardíaca.
  • Fumar: eleva la presión arterial temporalmente y los químicos del tabaco pueden dañar el revestimiento de las paredes arteriales.
  • Abuso de la sal: El sodio puede hacer que el cuerpo retenga líquidos y  aumente la presión arterial.
  • Poco potasio en la dieta. El potasio ayuda a equilibrar la cantidad de sodio en las células.
  • Abusar del alcohol: Con el paso del tiempo, el consumo excesivo de alcohol puede dañar el corazón.
  • El estrés: Puede provocar un aumento temporal de la presión arterial.
  • El embarazo: En ocasiones, el embarazo también contribuye a la presión arterial alta.
  • Bio-Intestin Hifas da Terra 60 cápsulas

    Bio-Intestin Hifas da Terra 60 cápsulas

    Hifas da Terra

    27,80

Síntomas de la presión arterial alta

En la mayoría de los casos de hipertensión no se presentan síntomas. Normalmente se diagnostica al realizar otras consultas médicas. Esto supone que muchas personas puedan sufrir enfermedad cardíaca y problemas renales sin saber que tienen hipertensión arterial.

Cómo bajar la tensión alta

Para bajar la tensión se recomienda realizar cambios en el estilo de vida y la alimentación. Si esto no es suficiente, se recurre a medicamentos como diuréticos, betabloqueadores, inhibidores de la renina, bloqueadores de los canales de calcio, bloqueadores de los receptores de la angiotensina II (BRA) o inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA).

¿Te han diagnosticado hipertensión y te preocupa tomar medicamentos? Vamos a ver cómo podemos controlar la tensión alta a través de nuestro estilo de vida. Si lo consigues, puedes evitar o disminuir la dosis de medicamentos.

Consejos para bajar la tensión alta

Incorpora a tu día a día la realización de ejercicio. La actividad física regular fortalece el corazón. Un corazón más fuerte puede bombear más sangre con menos esfuerzo. Si tu corazón puede trabajar menos para bombear, la fuerza sobre las arterias disminuye, lo que hace que la presión arterial baje.

Reduce y controla tu peso. La bajada de peso, la presión arterial y el IMC están muy relacionados. La reducción de peso disminuye las cifras de tensión arterial y aumenta el efecto hipotensor del tratamiento farmacológico.

Bebe más agua. Lo ideal es entre 2 L y 2’5 L de agua al día.

Evitar el alcohol y el tabaco, que como hemos comentado anteriormente, elevan la tensión.

Reduce el estrés, procura descansar bien y si lo requieres recurre a técnicas de relajación.

Alimentación y tensión

Otra de las recomendaciones de los médicos para afrontar y mejorar bajar la tensión es controlar la dieta. Incluso, se ha creado una dieta específica para reducir la presión arterial alta, la dieta Dash (Dietary Approaches to Stop Hypertension).

Si sufres de hipertensión debes saber que tienes que eliminar algunos alimentos de tu dieta y potenciar el consumo de otros. Veamos qué alimentos son recomendables para bajar la tensión y cuáles no.

Alimentos recomendados para bajar la tensión

  • Frutas y verduras frescas y sus derivados sin aditivos como batidos o smoothies. Son especialmente recomendables el plátano, la chirimoya, el apio, las alcachofas, el ajo y  el limón y la sandía, la piña, el pepino y el perejil por su poder diurético.
  • Legumbres, semillas y aceites vegetales
  • Aceite de oliva: mejora la circulación de la sangre
  • Quesos (sin sal)
  • Cereales y alimentos integrales (bajos en sal) como la avena, el centeno, o el trigo integral.
  • Pescado y las carnes magras para las proteínas
  • Huevos
  • Leche desnatada y yogures bajos en grasa

Alimentos perjudiciales para la tensión alta

  • Sal de cocina.
  • Productos procesados como patatas fritas, snack, salsas o bebidas gaseosas
  • Fiambres, embutidos o chacinados.
  • Alimentos en salmuera.
  • Caldos y sopas concentradas.
  • Mariscos
  • Alimentos congelados y enlatados, por su alto contenido en conservantes a base de sodio.
  • Edulcorantes artificiales a base de sodio
  • Aguas minerales

Tratamiento natural para la tensión arterial

Suplementos de ubiquinol (Coenzima Q10)

El ubiquinol es la forma reducida de la coenzima Q10. El ubiquinol es un gran antioxidante que permite combatir el estrés oxidativo y los daños causados por los radicales libres. Esta acción contribuye a limitar la oxidación y el envejecimiento de muchas células del organismo entre ellas las del sistema cardiovascular.

Micoterapia

Además de otras muchas propiedades, los hongos han demostrado ser efectivos frente a la hipertensión.

  • Reishi: Es un potente antioxidante, reduce la presión arterial y regula el estrés.
  • Maitake: Tiene efectos reguladores del metabolismo y de la presión arterial.
  • Shiitake: Posee efectos antihipertensivos y antitrombóticos.
  • Polyporus: Reduce la presión arterial.

Infusiones 

La fitoterapia cuenta con tres plantas medicinales de acción hipotensora particularmente eficaces: el espino blanco, el ajo y el olivo.

El espino blanco ejerce una acción compensadora de los desequilibrios neurovegetativos, regularizando la tensión arterial y los trastornos del ritmo cardíaco.

El ajo tiene un efecto hipotensor suave (por vasodilatación periférica de arteriolas y capilares), bradicardizante, hipolipemiante (por inhibición de la síntesis de colesterol), antiagregante plaquetario (inhibe los receptores plaquetarios para el fibrinógeno), hipoglucemiante y antioxidante.

El efecto hipotensor del olivo se atribuye al oleoeuropeósido. Aunque también las hojas del olivo tienen actividad hipoglucemiante, antipirética y antiséptica, y debido al efecto de sus flavonoides, acción diurética

También cabe destacar otras plantas y semillas como las semillas de hinojo, que contienen compuestos antiinflamatorios, potasio y magnesio beneficiosos para el sistema vascular, la cola de caballo gracias a  propiedades diuréticas y antioxidantes y el diente de león por sus antioxidantes y minerales ayudan a proteger los tejidos inflamados, estimulando la circulación sanguínea.

La valeriana contiene principios activos naturales que ayudan a bajar la tensión generada por el estrés, lo que contribuye a restablecer el ritmo cardíaco, al igual que la lavanda, que ayuda a estimular la actividad celular y favorecen la circulación de la sangre a través de las arterias.

La hipertensión es una afección silenciosa que puede causar graves problemas. Por este motivo conviene realizar revisiones periódicamente pasados los 65 años. Y como en otras muchas afecciones, conviene prevenir su aparición a través de una alimentación y un estilo de vida saludable.  Esperamos que nuestras recomendaciones te sean de ayuda y si tienes alguna duda al respecto puedes ponerte en contacto con nosotros.


Fuentes:
Elegir medicamentos correctos para la presión arterial. (2019, 31 diciembre). Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/high-blood-pressure/in-depth/high-blood-pressure-medication/art-20046280

Hipertensión arterial – adultos. (21-02-26). Medline Plus. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000468.htm#:%7E:text=Una%20presi%C3%B3n%20arterial%20normal%20es,la%20mayor%C3%ADa%20de%20las%20veces.

Coenzima Q10. (2020, 10 noviembre). Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/drugs-supplements-coenzyme-q10/art-20362602

El estrés y la presión arterial alta: ¿cuál es la conexión? (2019, 9 enero). Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/high-blood-pressure/in-depth/stress-and-high-blood-pressure/art-20044190

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*