¿BIO o ECO? Conoce las diferencias

Conoce las diferencias entre BIO o ECO y conoce otras palabras interesantísimas en el mundo de los productos BIO: Cosmética natural, agricultura y ganadería

Conoce la nomenclatura básica ¿BIO? ¿ECO? ¿Orgánico?

Para conocer de forma eficiente la diferencia entre BIO y ECO, Cosmética natural y similares, lo mejor es que revises este post, donde esperamos poder explicarte todo.

Biológico (BIO), Orgánico o Ecológico (ECO)

Son términos protegidos por la legislación en alimentación y en dietética, por lo que no se pueden usar en estos productos si no lo son realmente. Significan lo mismo; la diferencia reside en el país de uso. Mientras en España se usa más el término ecológico, en los países anglosajones se usa más el término orgánico y en otros países de Europa se usa más el término biológico.

Para que un producto agrícola se considere ecológico debe proceder de cultivos controlados donde no pueden usarse productos sintéticos como pesticidas o herbicidas. Además sólo pueden usarse compost como fertilizante y algunas sales minerales. Tampoco se pueden cultivar semillas o plantas transgénicas.

Para que un producto ganadero se considere ecológico debe proceder de un sistema de producción controlada donde los animales tienen una alimentación concreta y sólo pueden usarse con ellos una lista de medicamentos autorizados. Todo esto sin descuidar los temas de salud pública.

Existen numerosas certificaciones que acreditan los alimentos y productos dietéticos como biológicos y los productores están obligados a acogerse a alguna de ellas. En este tipo de productos se exige una trazabilidad tanto del producto final como de los ingredientes que lo componen para otorgarle el certificado lo que es relativamente fácil.

Producto cosmético

Son, según el Reglamento CE nº 1223/2009 del Parlamento Europeo Reglamento y del Consejo del 30 de noviembre del 2009, todas las sustancias o mezclas destinadas a entrar en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistemas pilosos y capilar, uñas, y órganos genitales externos) o con los dientes y mucosas bucales, con objeto de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto, protegerlos, mantenerlos en buen estado o corregir los olores corporales.

Cosmética natural

Bajo este término se engloba todos los cosméticos con ingredientes vegetales, da igual su procedencia y cantidad. No existe ninguna legislación que obligue a los laboratorios a usar este término sólo en cosméticos con determinas características. Existen diversos certificados a los que pueden recurrir los laboratorios para acreditar la calidad de sus productos pero, al no ser obligatorio, no todos lo hacen por diversos motivos: el precio que supone conseguir este certificado o el no ver suficientemente exigente la normativa de estos certificados. Algunos laboratorios certifican un producto en un país fuera de la unión europea y no lo certifican, por no ser obligatorio, para comercializarlo en la unión europea, ya que se encarecería, siendo el mismo producto y de la misma calidad. En el caso de la cosmética natural es muy interesante conocer bien la marca, el producto en sí y saber interpretar bien los etiquetados para no ser engañados. Un buen cosmético natural tendrá un alto contenido en sustancias naturales de alta calidad y ausencia de ingredientes de síntesis química: siliconas, colorantes artificiales, parabenes, PEG u otros conservantes de síntesis, aceites minerales o derivados del petróleo como parafinas o vaselinas. Tampoco deben usar animales para la experimentación. La exigencia de calidad de producto la determina la marca. Puede ocurrir que un cosmético no esté certificado por ningún organismo certificador pero sí sus ingredientes que pueden provenir de agricultura ecológica certificada y así lo muestre el fabricante en su etiquetado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*