La tensión y el colesterol son dos de los indicadores de salud que más nos preocupan porque pueden desestabilizarse en el organismo sin que nos demos cuenta y provocar un daño en las arterias que a la larga puede crear muchas complicaciones graves como infarto de miocardio, derrame cerebral o insuficiencia cardíaca. Vamos a explicarte qué son, por qué se producen y cómo se pueden mejorar con productos ecológicos.

¿Qué es el control de tensión?

El control de tensión es la vigilancia de la presión de la sangre en el organismo, es decir, la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias y las paredes vasculares. Esta presión viene determinada por la fuerza de bombeo del corazón y la elasticidad que tengan los vasos, que suele ser por término medio, de 60-80 veces por minuto. El corazón al contraerse y expandirse, bombea con presión la sangre hacia las arterias para suministrar oxígeno y nutrientes al resto de órganos del cuerpo. Toda una maquinaria perfecta.

Tipos de presión arterial

  • Presión arterial sistólica: es la presión máxima en el momento del latido cardíaco (contracción del corazón). La fase de contracción del corazón en la que la presión arterial sube se llama sístole.
  • Presión arterial diastólica: es la presión mínima entre dos latidos del corazón, es decir, cuando el músculo se relaja. Esta fase de relajación y disminución de presión arterial se denomina diástole.

Cómo hacer el control de tensión

Con la prueba de control de tensión se consigue averiguar los niveles de presión que hay en la sangre. Se trata de aplicar presión para obstruir la arteria que se encuentra en el interior del brazo y después, ir abriéndola poco a poco para en el ese momento medir la presión máxima (sistólica) y después el valor mínimo (diastólica)

La tensión arterial se mide en milímetros de mercurio (mmHg). Se consideran valores dentro de la normalidad hasta 140 mmHg de presión sistólica o máxima y 90 mmHg para presión diastólica o mínima. Por encima de éstos niveles se considera hipertensión y debe ser controlada. La tensión suele oscilar mucho dependiendo de la actividad, del momento del día, de la alimentación que llevemos, del estado de ánimo,… por eso es conveniente llevar un control adecuado de la tensión.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es un tipo de grasa que se encuentra en las membranas celulares, lipoproteínas y hormonas de nuestro organismo, y resulta esencial para que funcionen todas las células del organismo. La mayor cantidad de esta sustancia se produce en el hígado y otra parte proviene de la alimentación. Cuando se produce un exceso de colesterol de lo que el cuerpo necesita se empieza a acumular grasa en las arterias, lo que en casos muy extremos puede afectar a la salud cardiovascular.

Tipos de colesterol

  • Colesterol “malo”: las lipoproteínas (que transportan el colesterol en sangre) de baja densidad se denominan LDL-colesterol y se consideran malas porque se depositan en las paredes de las arterias formando una placa, llamada placa de ateroma, que obstaculiza el paso de la sangre. Se consideran niveles normales de 70 mg/dl a 130 mg/dl.
  • Colesterol “bueno”: o lipoproteínas de alta densidad. El HDL-colesterol se considera bueno porque retira el colesterol depositados en las arterias en las placas de ateroma. Lo ideal es tenerlo por encima de los 50 mg/dL.
  • Colesterol “total”: En esta medida no se distingue entre LDL y HDL. Se consideran niveles normales hasta 200 mg/dl. Entre 200 mg/dl-240 mg/dl se precisa intervención dietética y, a partir de 240 mg/dl se necesita tratamiento farmacológico.

Ayuda a mejorar el control de tensión y el colesterol con productos bio con calidad de farmacia. Su alto valor nutricional y beneficioso para la tensión y el colesterol pueden ayudarte a reducir las consecuencias en el organismo, además cuentan con aval ecológico oficial porque te ofrecemos productos con calidad de farmacia.


Productos de Control de tensión y colesterol