¿Cómo subir las defensas en niños de forma natural?

Llega el invierno y tu hijo siempre resfriado. ¿Quieres soluciones? Conoce cómo subir las defensas en niños de forma natural y con productos bio de farmacia

¿Qué me das para subirle las defensas a mi hijo?

Winter is coming como diría John Snow, o lo que es lo mismo el invierno se acerca y con él los temidos mocos y resfriados para todos, y en especial, para los niños de la casa. ¡Pero espera! y si supieras ¿cómo subir las defensas de tu hijo de forma natural para que los resfriados no se encadenen uno tras otro con las bajas temperaturas? Hoy en el blog te vamos a contar cómo reforzar las defensas bajas de los más pequeños de de forma natural y con productos bio de farmacia.

Las defensas en un niño son los cimientos de un buen sistema inmunitario para pasar los meses de frío de la mejor manera, sin resfriados, catarros o tos, y cuidado porque en el peor de los casos se puede convertir en una bronquitis o algo más grave. Recuerda que siempre te aconsejamos acudir a tu pediatra o médico de confianza si ves síntomas de este tipo.

Defensas bajas: Causas

Lo primero que nos preguntamos es ¿por qué bajan las defensas? Es la protección de nuestro cuerpo, y este caso de nuestros hijos, contra los ataques externos del día a día: bajas temperaturas, guardería, colegios, parques, … Si tu hijo no tiene un sistema inmunitario fortalecido cualquiera de estos patógenos externos puede provocar en un niño un resfriado o catarro que se puede complicar.

Las defensas del cuerpo bajan por muchos motivos pero uno de ellos pueden ser los cambios de estación (del verano al invierno), el frío, la humedad o una exposición larga a los rayos del sol. Cuando la respuesta a estos factores ambientales es un resfriado, una tos continua, amigdalitis, incluso diarrea o dolor de oído, es que tu hijo tiene las defensas bajas. Su organismo no hace frente a las situaciones normales que ocurren en la vida diaria. Otras veces, simplemente, se contagia de algún virus o infección bacteriana en el colegio y, desde ahí, no consigue remontar y va enganchado una tras otra.

En los primeros meses de vida de tu bebé tiene los anticuerpos que le pasaste por la placenta y los que le transmites con la lactancia materna. Incluso si toman lactancia artificial, los 4 primeros meses de un niños no suelen enfermarse mucho. Pero todas estas defensas son “prestadas”, el sistema inmunitario de un niño tiene que desarrollarse y hacerse fuerte por él mismo y con la ayuda de las vacunas, aunque con ellas no se abarca todo el espectro de virus y bacterias que pueden atacar a un niño en su vida diaria.

¿Te vas a arriesgar a que tu hijo se resfríe con facilidad? ¡Más vale prevenir que curar! Piensa en subir las defensas de tu hijo de forma natural, con la alimentación ecológica y productos bio que van a ir ayudando a mejorar el sistema inmune de tu pequeño sin las agresiones de medicamentos.

Cómo subir las defensas de un niño de forma natural

  • A comer bien: haz que tu hijo lleve una alimentación equilibrada y nutritiva, esto es, que reciba un 50% de hidratos de carbono (pan, pasta, patatas, arroz,…), un 15% de proteínas (carnes, pescados, huevos, jamón, legumbres,..) y un 35% de grasas (las propias de las carnes o pescados, el aceite de oliva,…) de aporte diario a su dieta.
  • Sueña, sueña y sueña: el sueño en los niños debe ser de calidad, reparador y seguido para que todas sus funciones se desarrollen con normalidad. La cantidad de sueño indicado puede variar dependiendo de cada niño y de su edad. Puedes consultar con tu médico cuántas horas debe dormir tu hijo para asegurarte.
  • Toca moverse: que tu hijo haga deporte o realice una actividad extraescolar deportiva es bueno para sus defensas. Ayuda a eliminar las bacterias de sus pulmones y vías respiratorias para que baje el riesgo de resfriado o catarro.
  • Llévalo de excursión: quien dice campo, dice playa, montaña o parque. Tomar contacto con la naturaleza y recibir la luz del sol es bueno para las defensas de tu hijo, así que organiza tu día y vete de excursión.

Tenemos que pararnos un momento en la dieta equilibrada para subir las defensas en niños. Una dieta equilibrada es fundamental para reforzar el sistema inmune y mucho más en los niños. Pero te preguntarás, ¿qué alimentos sirven para subir las defensas? Hay muchos y juntos forman una pirámide alimentaria correcta y equilibrada que deberían llevar siempre los pequeños de la casa.

La higiene en los alimentos y en los procesos de elaboración de los mismos es algo que sí es fácil de controlar y que te puede librar de malos ratos a tu familia.

Las frutas y verduras mejor procedentes de cultivos ecológicos para evitar toxinas pero recuerda una buena limpieza antes de consumirlas, sobre todo si vas a comerlas en crudo o con piel. Es importante que los niños coman frutas y verduras crudas ya que muchas vitaminas se degradan con el cocinado. Reduce el consumo de productos elaborados industrialmente y de alimentos cuya elaboración no asegure de seguridad alimentaria.

Por otro lado evita las contaminaciones cruzadas no mezclando alimentos crudos con elaborados y mantenimiento la higiene de recipientes y utensilios.

Cómo mejorar el sistema inmune en los niños

Apunta algunos consejos para que tus niños no se resfrien tanto. Son fáciles de recordar para que después no tengas que enfrentarte a resfriados y catarros.

  • Abrígalos bien en épocas de bajas temperaturas, que entiendan que tienen que ponerse abrigos, gorros, bufandas, guantes,… cuando salen al patio en el recreo o cuando van a la calle. Al igual que te digo esto, también te digo que es importante que no pasen calor. El abrigo excesivo hace que suden y se enfríen siendo fácil que enfermen.
  • Si tienes un bebé intenta mantener la lactancia el mayor tiempo posible porque es un producto 100% natural que nutre y los protege del ataque de los microorganismos.
  • Retrasa la entrada a la guardería todo lo que puedas, puede ser un lugar perfecto para contraer virus y bacterias. La OMS recomienda no llevarlos a la guardería hasta los 2 años que es cuando ya se ha inmunizado suficientemente con las vacunas obligatorias que pone el sistema de salud.
  • Ventila la casa cada día (como nos decían nuestras madres ¿verdad?), pues sí, es necesario hacerlo para eliminar alérgenos y ácaros.
  • Higiene personal cuidada. Se pasan el día jugando, por eso es fundamental lavarse las manos antes y después de comer y llevar una higiene ciudada. Recuerda que los niños copian todo lo que ven, así que da ejemplo.

Además de los consejos naturales que te hemos comentado, hay algo más que puedes hacer para subir las defensas de tu hijo de forma natural, y son los productos bio o ecológicos que hay en el mercado. Son productos o complementos alimenticios con calidad de farmacia que ayudan a subir las defensas con principios naturales y elaborados de forma 100% ecológica.

Comprando productos bio con calidad de farmacia puedes subir las defensas a tu hijo de forma natural y ecológica con la tranquilidad de estar dando a tus pequeños lo mejor para ellos. Descubre cómo mejorar el sistema inmune con productos basados en: probióticos, aceites esenciales, equinácea, própolis, vitaminas y muchos otros.

Productos bio para subir las defensas en niños

Probióticos

Los probióticos están destinados a reforzar la flora intestinal. Esta flora no solo debe ser la correcta para evitar problemas digestivos sino que constituye la primera barrera de defensa del sistema inmune de los niños. Al conseguir tener una flora correcta modulamos todo el sistema inmune consiguiendo que éste funcione correctamente.

Sería recomendable tomarlo en niños de cualquier edad existiendo en el mercado preparados adecuados a cada uno . Ya en el canal del parto, el bebé adquiere sus primeros probióticos y después, de forma natural, de la leche materna. Por eso se añaden probióticos a las leches de fórmula y existen preparados indicados para niños que nacieron por cesárea, toman leche de fórmula o se ponen malitos a menudo.

Los probióticos en niños se recomiendan siempre que el niño se ponga malo, más aún si tiene que tomar antibióticos, o cíclicamente (cada 3-4 meses o al cambio de estación) para mantener la flora en buenas condiciones y,con ello, sus defensas. También sería recomendable tomarlo cuando se ponen las vacunas, empezando unos días antes de ponerla y siguiendo unos días después (en total 7-10 días).

La gran ventaja de los probióticos sobre las defensas es que son moduladores, no estimulantes. Por esto, niños con problemas de alergias, procesos autoinmunes, intolerancias alimentarias, atopías… se ven beneficiados en estos procesos en los que interviene el sistema inmune con una actividad excesiva que se ve modulada.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales y la combinación de los mismos consigue aumentar las defensas de los niños. Hay productos bio de farmacia (que pueden usarse desde los 3 meses de edad) que se usan de forma tópica en el bebé con un masajito, otro para niños más mayorcitos también tópico y otros ya con propiedades antimicrobianas que se toma de forma oral para niños a partir de 6 años y adultos.

Equinácea

Los extractos de equinácea se han usado clásicamente como estimulantes del sistema inmunitario aumentando la actividad fagocitaria de los macrófagos (células del sistema inmunitario) y siendo útil tanto para prevenir como para acelerar la curación si se pilla en estadíos iniciales de enfermedad.Tiene efectos antivirales, antibacterianos y antifúngicos siendo muy completa. Hay laboratorios que tienen extractos patentados y estandarizados con estudios que avalan su efectividad.

Generalmente en niños se usan preparados en gotas o en comprimidos masticables siendo recomendables, generalmente, a partir de los 4 años de edad. Tenemos que advertirte que los preparados en gotas suelen ser soluciones hidroalcohólicas que muchas veces crean reparos en los padres, pero el aporte de alcohol es muy poco y, por tanto, puedes dárselos sin miedo. Queda a tu elección.

Própolis

Se usa por su efecto antimicrobiano y antiinflamatorio cuando se empieza a desarrollar la enfermedad, indicado también para niños en jarabes combinados o no con jalea real y vitaminas que se toman en épocas de cambio de estación y ayudan a reforzar el sistema inmunitario. Es bueno para prevenir enfermedades e infecciones de las vías respiratorias, mejora considerablemente todo tipo de molestias en boca y garganta.

Vitamina C y Zinc

La vitamina C y el zinc se usa tradicionalmente por su efecto antioxidante y reforzante del sistema inmune. Se usan solos o combinados en productos dirigidos a aumentar las defensas de los niños.

Beta-glucanos

Los beta-glucanos son extractos vegetales (muchas veces proceden de setas o levaduras) que actúan potenciando la actividad de los linfocitos reforzando el sistema inmunitario. Se usan solos o combinados con otros ingredientes en preparados para los más pequeños.

Ahora ya tienes herramientas suficientes para subir las defensas de tu hijo de forma natural y con productos bio de farmacia. Los inviernos ahora serán más llevaderos sabiendo que los habitantes más pequeños de tu casa tienen unas defensas fuertes y en condiciones para plantar cara a bajas temperaturas, juegos en el recreo, y todos los momentos que tienen que afrontar en su vida diaria.

Te damos las gracias por seguir nuestro blog y si te apetece compartir este artículo en tus redes sociales, ¡hazlo! puede ser interesante para tu familia o tus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*