Psoriasis: qué es, causas síntomas y tratamiento natural

La psoriasis afecta a más de un millón de personas en España. Descubre sus síntomas, sus causas y los tratamientos naturales más efectivos.

Psoriasis: síntomas, causas y tratamiento

¿Te han diagnosticado y tienes psoriasis? Aprender a convivir la psoriasis requiere atenciones y cuidados específicos tanto a nivel físico como a nivel emocional. Además de los medicamentos prescritos por tu médico, es posible controlar la enfermedad con tratamientos naturales y una serie de hábitos saludables. ¡Vamos a verlo!

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que provoca rojeces, escamas, irritación y picor sobre todo en rodillas, codos y cuero cabelludo. Se manifiesta con brotes que pueden durar semanas o meses y fases de remisión en las que sus síntomas disminuyen.

Según los datos del estudio de Prevalencia de la psoriasis en España en la era de los agentes biológicos afecta al 2,3 % de la población​, es decir, más de un millón de personas. Se desarrolla entre los 15 y los 35 años.

Además de los síntomas propios, la enfermedad psoriásica supone una carga física, emocional y social para los pacientes, provoca un impacto negativo en su salud y reduce su calidad de vida.

En el post de hoy vamos a conocer sus causas, sus síntomas, consejos para sobrellevarla mejor y los tratamientos naturales más recomendables.

Causas y desencadenantes de los brotes de psoriasis

Las causas exactas de la psoriasis se desconocen, pero sí se ha determinado que su origen está en un trastorno del sistema inmunológico. Las investigaciones apuntan a que tanto la genética como los factores medioambientales contribuyen a este mal funcionamiento del sistema inmune. Un dato a tener en cuenta es que un tercio de los enfermos tienen antecedentes en su familia directa.

Los desencadenantes de los brotes de psoriasis son:

  • Algunas infecciones bacterianas o víricas
  • Algunos medicamentos
  • Lesiones en la piel como golpes, traumatismos,quemaduras solares o las cicatrices postoperatorias
  • El frío, los climas o épocas secas y el cambio de estaciones
  • El estrés
  • El alto consumo de alcohol
  • El tabaco o la exposición prolongada al humo
  • La obesidad

Síntomas

Los síntomas de la psoriasis pueden variar de una persona a otra ya que la enfermedad se desarrolla de manera distinta. De hecho, la enfermedad puede aparecer de manera repentina o manifestarse progresivamente. Los síntomas también pueden desaparecer y volver a manifestarse en forma de brotes.

En general los síntomas de la psoriasis son:

  • Lesiones enrojecidas y con escamas blanquecinas en la piel en forma de placas de forma y tamaño variables
  • Picazón, ardor o irritación en la piel
  • Sequedad en la piel en la que pueden aparecer grietas y sangrado.
  • Dolor
  • Inflamación y rigidez en las articulaciones
  • Aparición de caspa
  • Alteraciones en las uñas. Tanto en el color, como en el grosor. Incluso pueden separarse de la piel o desprenderse.

Las zonas más afectadas por la psoriasis son la espalda lumbar, los codos, las rodillas, las piernas, las plantas de los pies, el cuero cabelludo, la cara y las palmas de las manos.

Tipos de psoriasis

Según sus manifestaciones y las zonas afectadas existen diferentes tipos de psoriasis.

Psoriasis en placas o psoriasis vulgar

Es la forma más típica de esta enfermedad, de hecho, un 80% de los casos de psoriasis se corresponden con este tipo. 

Produce placas secas rosáceas elevadas sobre la piel cubiertas de escamas plateadas. Las placas pueden picar y causar sensibilidad y su cantidad y gravedad depende de cada persona y cada brote.

Entre un  50 % y un 80 % de las personas con esta enfermedad presenta psoriasis vulgar en el cuero cabelludo, provocando lo que se conoce como caspa seca.

Psoriasis guttata

Afecta a un 10% de los enfermos de psoriasis, principalmente a niños y adolescentes. Con mucha frecuencia se desencadena por una infección de garganta por estreptococos.

Se manifiesta con pequeñas placas rosáceas y escamosas salpicadas por todo el cuerpo. En los casos más leves puede desaparecer incluso sin medicación, pero los casos más graves pueden derivar en una psoriasis en placas.

Psoriasis pustulosa

Afecta al 5% de las personas con psoriasis y puede aparecer por una complicación de la psoriasis vulgar. Se caracteriza por la aparición de pústulas, protuberancias elevadas llenas de pus, principalmente en manos y pies. 

Psoriasis flexural o inversa

Aparece principalmente en los pliegues cutáneos como la ingle, los glúteos y los senos. Las manchas rosáceas que provoca se ven agravadas con la fricción y sudoración propia de estas zonas.

Psoriasis eritrodérmica

Es el tipo menos común de psoriasis pero quizás es la más condicionante. Provoca una erupción roja con descamación que abarca casi todo el cuerpo y que puede producir picores o ardores intensos.

Artritis psoriásica

La artritis psoriásica provoca los síntomas típicos de la artritis como el dolor y la inflamación de las articulaciones. Puede atacar cualquier articulación causando rigidez y problemas articulares progresivos. En los casos graves, estos daños pueden ser permanentes.

Tratamiento para la psoriasis

Los tratamientos médicos para la psoriasis pretenden detener o ralentizar el crecimiento de las células de la piel y eliminar las escamas que provoca. Normalmente consisten en corticosteroides para los casos leves y moderados y fototerapia para los casos más graves.

Pero además de los medicamentos que, por supuesto, nos debe recetar y pautar nuestro médico, hay tratamientos naturales contra la psoriasis que pueden ayudarte a ralentizarla y a mejorar tu calidad de vida. ¡Toma nota!

Tratamientos naturales para la psoriasis

Cada vez más estudios científicos corroboran la eficacia de los tratamientos naturales contra los síntomas de la psoriasis. Las propiedades de productos como los probióticos, las cremas humectantes, el Omega 3, el aloe vera y la curcumina reducen y alivian los efectos de la psoriasis en la piel y colaboran en la función que realizan los tratamientos médicos. Veamos las evidencias.

Si hablamos de probióticos déjame que te cuente el estudio de Vicente Navarro López, publicado en la revista Scientific Reports, que, junto al  grupo de investigación “​​Microbiota Humana y Patología Inflamatoria Inmunológica e Infecciosa Sistémica” de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), demuestra que el tratamiento con un probiótico junto a la terapia habitual de la psoriasis mejora la respuesta del paciente. 

La cúrcuma, gracias a su componente activo, la curcumina, tiene grandes propiedades antiinflamatorias y ayuda a reducir la inflamación corporal y la actividad propia de la psoriasis.  

El aloe vera, además de propiedades antiinflamatorias calma, hidrata pero sin dar grasa y ayuda a regenerar la piel. Desde la Asociación de Pacientes de Psoriasis, Artritis Psoriásica y Familiares recomiendan el uso de cremas y ungüentos naturales con aloe vera.

Las cremas humectantes mantienen la piel hidratada, un efecto positivo de cara a calmar las rojeces, las escamas y la picazón propias de la psoriasis.

El estudio “Eficacia de la suplementación con ω-3 en pacientes con psoriasis: un metanálisis de ensayos controlados aleatorios” y algunos otros ensayos avalan la eficacia de la suplementación con Omega 3 en enfermos de psoriasis.

El ω-7 o ácido palmitoleico presente en gran proporción en el espino amarillo calma la piel dañada e inflamada y ayuda a su regeneración gracias a sus propiedades antiinflamatorias, antoxidantes, analgésicas y nutrientes. Además tiene un fuerte efecto antiséptico.

La calaguala (Polypodium leucotomos) tiene propiedades inmunomoduladoras, antioxidantes y fotoprotectoras. Previene la acumulación de células muertas y la descamación por lo que es muy eficaz contra la psoriasis.

Alimentación contra la psoriasis

A través de la alimentación también podemos contribuir a mejorar los síntomas de la psoriasis. Es recomendable seguir una dieta rica en antioxidantes, en vitamina D y en Omega 3.

Al igual que en los suplementos, el Omega 3 también se puede conseguir a través de alimentos como el aceite de oliva, el pescado azul, los frutos secos, el aguacate o las semillas de lino.

Nuestra mayor fuente de vitamina D es el sol, aunque también podemos encontrarla en pescados grasos como la trucha, el salmón, la caballa y el atún. También en la yema del huevo, el hígado vacuno y en el queso, aunque en menor proporción.

Para los antioxidantes recurriremos a las frutas y verduras. De todas las verduras destacaremos el brócoli, la zanahoria, el tomate, el pimiento, el ajo, la calabaza, la remolacha, las alcachofas, las acelgas, las espinacas y el calabacín. De las frutas, las que tienen mayor concentración son los frutos rojos, las uvas, el mango, el melón, la papaya y la naranja. También están presentes en otros alimentos como la almendra, el té verde y el cacao puro.

Como ves, las opciones son amplias y si al seguir una dieta equilibrada basada en frutas y verduras controlas y reduces los brotes de psoriasis, es una razón más para cuidar tu alimentación.

Consejos para llevar mejor la psoriasis

Hemos abordado los tratamientos naturales para la psoriasis, la alimentación y por último vamos a listar algunos consejos generales que te ayudarán a convivir mejor con esta enfermedad.

  • Usa productos de higiene corporal con un PH ligeramente ácido.
  • No apliques colonias, perfumes o productos que puedan provocar irritación directamente sobre la piel.
  • Date baños calientes con productos emolientes o con geles naturales con extracto de avena.
  • Mantén siempre la piel bien hidratada.
  • Toma el sol progresivamente. La luz solar y los rayos ultravioletas son beneficiosos ya que frenan la hiperproliferación de las células que forman las placas de la psoriasis.
  • En tu ropa evita la lana y los tejidos artificiales.
  • Haz ejercicio físico. Camina, pasea con la bicicleta, haz natación… Entre 30 y 45 minutos diarios de actividad mejorarán tu bienestar físico y emocional.

Como ves, la psoriasis no debe afrontarse únicamente con medicamentos. Tratarla desde el punto de vista tópico, con nuestra alimentación, con suplementos y con hábitos saludables mejorará tus síntomas. Naturalizar la psoriasis también puede ayudarte a conseguir el equilibrio físico y emocional e impactar positivamente en tu relación con la enfermedad y con todo lo que conlleva.

Esperamos que nuestros consejos te sean de provecho y aquí seguimos para cualquier consulta al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*