¿Que comen los niños en el primer año de vida?

Conoce la alimentación en el primer año de vida, ideal para los niños: lactancia materna, cereales, tarritos, leches adaptadas,... Consejos a mamás y papás

La alimentación durante el primer año de vida

La alimentación en el primer año de vida es muy importante para el correcto desarrollo del bebé. Debes saber que la lactancia materna es la mejor leche que puede tomar tu hijo a nivel nutricional y a nivel inmunológico y que la OMS recomienda mantenerla hasta los 2 años de edad. El pediatra será quien te marcará las pautas de introducción de los distintos alimentos según la valoración que haga de tu hijo y su desarrollo.

A continuación te damos las pautas habituales

  • 0-6 meses: Lactancia materna o, si no se pudiera o se necesitase suplementación, leche adaptada de 1ª etapa o inicio.
  • 4 meses: Se pueden introducir zumos de frutas
  • 5 meses: Frutas y compotas de frutas que se suelen dar en la merienda. Se suele empezar con manzana, pera, plátano y naranja primero en papillas de una sola fruta, para ver cómo le sientan al bebé, y luego papillas mixtas. Frutas como la fresa o el melocotón no se suelen introducir hasta el año de edad al ser más alérgenas. Si el bebé toma leche materna, se le debe ofrecer el pecho después de la fruta al menos hasta que tome una cantidad suficiente. Las harinas de cereales sin gluten (maíz y arroz) se suelen introducir en la cena a razón de un cacito por mes de vida y se puede preparar más espesa para darla con cuchara o más líquida para que la tomen en biberón. Si el bebé toma leche materna se le debe ofrecer el pecho después de darle la papilla. Pueden tomar galletitas sin gluten,  solas o con la fruta. La introducción de los cereales puede ser antes o después en el tiempo según la valoración del pediatra
  • 6-7 meses: Verduras y carnes (pollo, ternera) se suelen introducir a la hora de comer, primero sólo verduras y luego con pollo o ternera (cuece los ingredientes sin sal y ponle el aceite de oliva crudo al final). La carne de cerdo se introducirá a partir de los 12 meses. Por la noche ya pueden tomar cereales con gluten (cebada, avena, centeno, trigo…). Al tomar gluten ya pueden tomar pan, galletas maría… Si el niño no toma leche materna debe pasar a las leches adaptadas de 2ª etapa o continuación.
  • 8 meses: Yogur y leches fermentadas con leche adaptada que se pueden introducir como postre de la comida o como merienda incluso mezclándolos con la fruta.
  • 9 meses: Yema de huevo, pescado blanco, jamón cocido, queso fresco que lo puedes mezclar con la papilla de verduras para comer o para cenar. Con 9 meses ya se recomienda tomar una comidita de cena y después la leche materna o el biberón. Se debe dejar las comiditas más ligeras como la yema de huevo, el jamón cocido o el queso fresco mezclado con puré de verduras para las cenas. Cuando el niño toma cenas puede reducirse la cantidad de cereales que toma en el día.
  • 12 meses: A partir del año de edad se trata de ir probando nuevos alimentos y sabores. Ya puedes introducir el huevo completo, las legumbres, la sal en sus comiditas, el cacao… Si el niño no toma leche materna debe pasar a las leches adaptadas de 3ª etapa o crecimiento, lo ideal es que tomen 500ml de leche al día. No se aconseja pasar a la leche de vaca hasta los 3 años. El pescado azul se debe introducir un poco más adelante y siempre pescados de pequeño tamaño (boquerón, sardina…)

Lo mejor: la comidita casera

Lo mejor para la alimentación de un bebé es que se alimente a base de comiditas caseras. Hasta el año de edad se recomienda prepararlas sin sal y sólo por cocción, añadiendo una cucharadita de aceite de oliva en crudo antes de que l bebé se lo coma. A partir del año pueden prepararse las comiditas más como guiso, es decir, con sofrito, sal…

Para preparar la comiditas se deben usar los ingredientes que vayamos introduciéndole según su edad. Hay un alimento poco habitual y que resulta muy recomendable introducir en la dieta de un bebé que es la quinoa. La quinoa es un pseudocereal que aporta una proteína de alto valor biológico, ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6 y muchas vitaminas y minerales. Por su alto contenido en triptófano y omega-3 favorece el desarrollo intelectual del niño. La quinoa no contiene gluten por lo que puede usarse desde que se empiezan a hacer comiditas a los niños. Para usarla sólo tienes que lavarla bien y añadirla a la comidita que quieras. Su tiempo de cocción son 20 minutos. La quinoa es considerado como un superalimento muy apropiado para favorecer el crecimiento y desarrollo cognitivo de los bebés.

Para la alimentación en el primer año de vida, cuando no se puedan preparar comiditas caseras, están los tarritos. Para elegirlos bien es importante leer los ingredientes para comprobar que, todos los que contiene, los toma ya el bebé sin problemas, no es suficiente con mirar la edad recomendada por el fabricante. Además hay que mirar que no contenga azúcar o sal.

Si elegimos tarritos con certificación ecológica o BIO ofrecemos al bebé un producto con ventajas extra. Para obtener la certificación BIO todos sus ingredientes (carnes, verduras, frutas…) deben provenir de producción ecológica. De este modo, los tarritos BIO, no contienen contaminantes procedentes de insecticidas, fungicidas, medicamentos, hormonas… también nos aseguramos que ningún ingrediente procede de organismos modificados genéticamente (OMG).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*