Gastroenteritis en niños: tratamiento y dieta recomendada - Farmacia.bio

La gastroenteritis en niños es muy común, sobre todo en menores de 5 años. Una dieta adecuada puede reducir los síntomas y evitar la deshidratación.

Gastroenteritis en niños y bebés: causas, síntomas y tratamiento

¿Tu hijo está vomitando o con diarrea? Puede ser gastroenteritis, en niños es realmente frecuente sobre todo, en los niños más pequeños y en los que comienzan la escuela infantil. El contacto estrecho con más niños hace que la probabilidad de contagio de una gastroenteritis sea mucho más elevada.

Descubre todos los síntomas de la gastroenteritis infantil, sus causas, cómo tratarla y qué dieta es la más recomendable durante esos días.

¿Qué es la Gastroenteritis?

La gastroenteritis es un conjunto de trastornos producido por la inflamación de la mucosa gástrica que se manifiesta mediante vómitos, diarrea y en ocasiones fiebre o cólicos.

A la gastroenteritis también se la conoce como diarrea aguda, cuando su duración es de entre  7 y 14 días. Se denomina gastroenteritis persistente cuando dura entre dos y cuatro semanas y crónica si dura más de cuatro semanas. En niños, suele manifestarse la gastroenteritis aguda  (GEA), una inflamación de la mucosa gástrica e intestinal, producida por una infección vírica.

Es una de las primeras causas de demanda de atención sanitaria. Según los datos del Centro Médico Quirúrgico de Enfermedades Digestivas, en Europa, su incidencia es de entre 0,5 a 2 episodios al año en niños menores de 3 años.

Causas de la gastroenteritis infantil

La mayoría de episodios de gastroenteritis en bebés y niños tienen un origen vírico o bacteriano. Las infecciones por virus, como el rotavirus son más comunes en invierno, mientras que las gastroenteritis por una bacteria, como la salmonella, se producen más en verano. Hay más virus y más bacterias que pueden provocar diarrea aguda infantil, vamos a conocerlas todas.

Virus

Los virus son la causa más común de la gastroenteritis en niños. Los principales virus causantes de este proceso son: el rotavirus, el norovirus, el astrovirus y el adenovirus.

Atendiendo a los datos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social el rotavirus es la causa principal de gastroenteritis en edad pediátrica, especialmente en menores de 5 años aunque gracias a las vacunas, su incidencia ha disminuido. Este virus puede transmitirse desde el comienzo de la fase aguda y mientras se elimine con las heces, de hecho, su transmisión es fecal-oral.

Bacterias

La mala conservación de los alimentos puede provocar la proliferación de bacterias. El consumo de agua contaminada y el contacto directo con algunos animales, principalmente reptiles, aves y anfibios, también puede provocarles gastroenteritis bacteriana.

Las bacterias que  comúnmente provocan gastroenteritis en niños son la salmonella, el estafilococo, la shigella, el e.coli y el campylobacter.

Causas farmacológicas o químicas

Además de los virus y las bacterias, la ingesta de ciertas sustancias químicas tóxicas presentes en plantas, como las setas venenosas y la administración o ingesta de algunos medicamentos, especialmente los antibióticos y los antiácidos también puede provocar gastroenteritis.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la gastroenteritis en niños son:

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Inapetencia
  • Malestar general

Lo más habitual es que la infección se manifieste con una combinación de estos síntomas.

Complicaciones de la gastroenteritis infantil

La deshidratación es la complicación más frecuente en los procesos de gastroenteritis infantil debido a la pérdida de líquidos por los vómitos y las heces. Los niños lactantes son más propensos a sufrir deshidratación que los niños más mayores.

La deshidratación grave puede provocar apatía, irritabilidad y adormecimiento en los niños.

Tratamiento

La deshidratación es uno de los peligros a combatir en un proceso de gastroenteritis infantil, por eso uno de los objetivos de los tratamientos es mantener la hidratación corporal.

Para ello la recomendación es beber líquidos, preferiblemente líquidos ricos en sales (electrolitos) en pequeñas cantidades y frecuentemente. Los lactantes deben continuar con su lactancia. Si el niño tiene vómitos conviene probar que no vomite los sorbos de líquido, mientras que si tiene diarrea y vómitos habrá que aumentar la cantidad de líquido para rehidratarlo correctamente.

Es solo a partir de los dos años cuando se puede tomar antidiarreicos siempre que sean recetados por un médico mientras que los antibióticos son efectivos cuando la gastroenteritis es debida a algunas bacterias.

Probióticos

Los probióticos, microorganismos que se encuentran de manera natural en nuestro cuerpo y en algunos alimentos como el yogur o el kéfir, pueden reducir ligeramente la duración de la diarrea.

Dieta para niños con gastroenteritis

Es posible que el niño, durante los primeros días de la gastroenteritis se encuentre desganado y sin ganas de comer, en cualquier caso, no debe pasar más de 12 horas sin ingerir alimentos.

La alimentación sólida debe iniciarse en pequeñas cantidades y con los alimentos adecuados. Los alimentos más recomendables para la gastroenteritis infantil son:

  • El arroz hervido.
  • La patata hervida, picada o en puré.
  • La pasta blanca hervida con un chorreoncito de aceite de oliva
  • La zanahoria hervida.
  • Pan blanco tostado.

Una vez comprobado que el niño tolera bien estos alimentos se pueden ir añadiendo progresivamente otros como:

  • Huevo, pasado por agua, cocido o en tortilla
  • Algún pescado blanco cocido
  • Carne de pollo cocida
  • Manzana cocida o asada en el horno

Alimentos poco recomendables para la gastroenteritis infantil

Como ves, en la dieta recomendada para los niños con gastroenteritis hay más variedad que el clásico arroz hervido. Pero ¡ojo! hay algunos alimentos perjudiciales para la gastroenteritis infantil:

  • Alimentos difíciles de digerir y con grandes cantidades de grasa como la leche y el queso.
  • Alimentos con grandes cantidades de azúcares como la bollería, las chuches y los caramelos.
  • Alimentos con muchos gases como las bebidas gaseosas.

Si tu hijo está atravesando una gastroenteritis es posible que demande más atención de la habitual. Además, como ya hemos visto, hay que vigilar especialmente su dieta, para mantenerlo correctamente hidratado y alimentado, pero tranquilidad, seguro que en unos días lo tienes de nuevo dando guerra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*