Colitis Ulcerosa: síntomas, pautas y alimentación a seguir

¿Te han diagnosticado colitis ulcerosa? Conoce las recomendaciones y cómo debes cuidar tu alimentación para mantener controlados los brotes de la enfermedad.

Recomendaciones y dieta para personas con colitis ulcerosa

Si te acaban de diagnosticar colitis ulcerosa seguramente tengas muchas dudas sobre cómo se va a desarrollar la enfermedad, cómo puede afectarte y qué puedes hacer para mantenerla controlada.

Sin duda (y aunque existen otros como el estrés) la alimentación es un factor muy importante a controlar para evitar brotes. A continuación te contamos las causas y síntomas de la enfermedad, las pautas recomendadas y qué dieta deben seguir las personas con colitis ulcerosa. ¡Toma nota!

¿Qué es la Colitis Ulcerosa?

La colitis ulcerosa (CU) es una enfermedad inflamatoria intestinal crónica que afecta al intestino grueso (colon) y al recto provocando su inflamación y la aparición de úlceras. Sus síntomas más comunes son la diarrea y el dolor abdominal. Puede aparecer a cualquier edad, pero lo habitual es que comience entre los 15 y los 30 años.

Causas

La colitis ulcerosa es provocada por una respuesta autoinmune anormal que hace que el sistema inmunitario ataque a las células del tubo digestivo.

Pero, ¿qué causa esta respuesta anormal de nuestra mucosa intestinal? La causa concreta de colitis ulcerosa es desconocida. Las investigaciones realizadas hasta ahora apuntan a múltiples factores. El primero de ellos es la predisposición genética, aunque también influyen la disbiosis en la flora intestinal, los procesos infecciosos, otros trastornos inmunitarios, las alergias alimentarias y el estrés.

Síntomas de la colitis ulcerosa

Como ya hablábamos en nuestro post sobre las enfermedades inflamatorias intestinales,  los síntomas de la colitis ulcerosa son varios y pueden manifestarse de forma gradual o aparecer de repente en brotes puntuales. Dependiendo de la extensión de la enfermedad y de la inflamación intestinal que haya los síntomas pueden variar, pero en líneas generales son éstos:

  • Diarrea: este aumento de agua en las deposiciones es uno de los síntomas más frecuentes de la colitis ulcerosa, puede estar causada por el propio proceso inflamatorio aunque también por alteraciones en la absorción del agua y los minerales. En estos casos, suele haber un mayor número de deposiciones con escaso volumen.
  • Dolor abdominal: suele aparecer en aquellos casos prolongados en el tiempo o graves. Se manifiesta en forma de cólicos y dolor abdominal intenso en la zona central , inferior o izquierda del abdomen.
  • Hemorragia rectal o rectorragia: la inflamación del intestino puede causar la aparición aislada o junto a las deposiciones de sangre. Si el brote es grave la cantidad de sangre puede aumentar. Esta sangre procede de las heridas o úlceras que se producen en la mucosa del colon siendo roja y pudiendo aparecer mezclada con gran cantidad de moco en las deposiciones.
  • Fiebre: la inflamación puede ser suficiente para que aparezca la fiebre en cualquier circunstancia. Generalmente no es fiebre alta.
  • Anemia: consecuencia directa de las hemorragias ocasionadas por la inflamación intestinal, suelen manifestarse en forma de malestar general, cansancio, fatiga, irritabilidad o palidez en la piel.
  • Pérdida de peso: las alteraciones de la mucosa intestinal llevan a una reducción de la capacidad de absorción de nutrientes y la inflamación a un mayor gasto energético. Esto, unido a la pérdida de apetito, se traduce en una bajada de peso.
  • Alteraciones psicológicas: aunque la colitis ulcerosa no sea una enfermedad mental, puede producir alteraciones en el estado emocional del paciente afectando directamente a su autoestima y causando estrés psicosocial en circunstancias en público. Estas alteraciones, se deben, fundamentalmente, a que su ritmo de vida se ve alterado y condicionado.
  • Otros síntomas: dolor anal, urgencia en la evacuación (no cesa si con el descanso nocturno), sensación de evacuación incompleta, inflamación en piel, ojos, articulaciones…

Pautas recomendables para personas con Colitis Ulcerosa

La colitis ulcerosa es una enfermedad que aparece por brotes, es decir, puedes estar en fase de remisión en la que la enfermedad no se manifiesta durante meses o incluso años, sufrir síntomas ocasionales o puedes sufrir brotes de diferentes grados de intensidad.

Pautas para la fase de remisión de la CU

Tener colitis ulcerosa no debe significar grandes cambios en tu vida diaria, al contrario, es recomendable hacer una vida normal. Eso sí, deberás prestar atención a tu alimentación y seguir una serie de pautas:

  • Procura llevar una dieta equilibrada y saludable. 
  • Haz ejercicio físico.
  • Come despacio masticando bien la comida.
  • Evita las comidas copiosas, aumenta el número de comidas y reduce las porciones.
  • Elimina de tu dieta los alimentos que pueden irritar el intestino o acelerar el tránsito intestinal como el alcohol, la cafeína, el picante o los alimentos ricos en grasas.
  • Evita el estrés en la medida de lo posible ya que las alteraciones emocionales pueden ser un desencadenante de los brotes propios de la enfermedad y pueden agravar los síntomas.

Pautas a seguir durante los brotes de CU

Si te encuentras en un brote de colitis ulcerosa debes seguir otras pautas que te ayudarán a mitigar sus síntomas y a pasar más rápidamente a fase de remisión:

  • Toma los medicamentos prescritos por tu médico para el alivio de la inflamación y el control del brote y sigue sus recomendaciones.
  • Haz 6 comidas al día con poco volumen en cada una de ellas y con un espacio de tres horas aproximadamente.
  • Come despacio, procurando masticar bien la comida y ayúdate de la saliva en cada bocado para facilitar la digestión.
  • Procura descansar entre 20 y 30 minutos después de cada comida, eso sí, mejor sentado o con la cabeza un poco levantada.
  • Los alimentos deben ser hervidos, en su jugo, a la plancha, al vapor o al horno.
  • El agua y los líquidos mejor en pequeñas cantidades y fuera de las comidas.

Dieta para la Colitis Ulcerosa

La fase activa de la enfermedad o brotes, se clasifica según su sintomatología en brote  leve, moderado o agudo. Durante los brotes agudos, lo más frecuente es que sea suficiente seguir una dieta, pero es posible que en algunas ocasiones se requiera nutrición enteral, es decir, a través de sonda o parenteral, a través de vía sanguínea. 

Dieta para brotes de colitis ulcerosa

Si sufres un brote de colitis ulcerosa se recomienda tomar estos alimentos: 

  • Leche desnatada y sin lactosa, yogur, queso fresco o cuajada.
  • Bebidas vegetales, como la de arroz, e infusiones.
  • Las frutas recomendadas son: el plátano muy maduro, la manzana y pera al horno o hervidas, carne de membrillo y fruta en almíbar pero sin el almíbar. Las verduras recomendadas son: la zanahoria, la calabaza, el calabacín, la patata y el  boniato.
  • Carnes magras como el solomillo o el lomo, jamón cocido, jamón serrano desgrasado, conejo y pollo y pavo sin piel.
  • Pescado blanco, como el bacalao, el rape o la merluza.
  • Pasta y arroz.
  • Pan blanco y biscotes.
  • Huevo cocido y hervido.
  • 2-3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen para cocinar y aderezar.

Alimentos no recomendados para los brotes de colitis ulcerosa

Para la colitis ulcerosa no hay alimentos prohibidos pero sí alimentos poco recomendables que pueden agravar los síntomas. Por eso es muy importante que sigas la dieta que te recomienda tu médico y que trates de identificar si algún alimento te produce síntomas.

En fases de brote de la enfermedad se recomienda realizar dieta blanda con bajo contenido en fibra para aliviar y reducir la actividad del intestino. En esta fase los alimentos no recomendados son los siguientes:

  • Los panes, cereales y pastas integrales ya que la harina integral contiene mucha fibra y es difícil de digerir.
  • Algunos granos integrales como el trigo, el arroz, la quinoa o la avena.
  • Los frutos secos, como las nueces, las almendras y las avellanas, también son de difícil digestión.
  • Las semillas, como por ejemplo las semillas de sésamo, de lino o de girasol son un tipo de fibra insoluble y pueden causar irritación, hinchazón, diarrea y gases.
  • La fruta es mejor tomarla en zumo o puré pelada y sin pepitas, para reducir al máximo su contenido en fibra.
  • Vegetales ricos en fibra crudos. Lo ideal es consumir los vegetales sin piel y sin semillas y cocidos.
  • Los productos lácteos y sus derivados, ya que es muy común entre las personas con CU tener intolerancia alimentaria a los lácteos. Consúltalo con tu médico.

Puedes conocerlos todos en este artículo sobre alimentos ricos en fibra.

Sin embargo, en la fase de remisión si es importante en consumo de fibra para regular el tránsito intestinal, eliminar toxinas del tubo digestivo y mantener una microbiota equilibrada.

  • Bio-Intestin Hifas da Terra 60 cápsulas

    Bio-Intestin Hifas da Terra 60 cápsulas

    Hifas da Terra

    28,30
  • Colilen IBS intestino irritable Aboca 96 Cápsulas

    Colilen IBS intestino irritable Aboca 96 Cápsulas

    Aboca

    31,50

Diferencia entre colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn

Como indica la Confederación ACCU Crohn y Colitis ulcerosa en su artículo sobre la enfermedad inflamatoria intestinal, en España se dan más casos de colitis ulcerosa (58%) que de Crohn (42%). Aunque las dos son enfermedades del aparato digestivo y comparten muchos síntomas, se diferencian en algunos aspectos clínicos y patológicos como éstos:

  •  Áreas afectadas: mientras el mal de Crohn puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano, la colitis ulcerosa se limita al colon.
  •  Lesiones: la enfermedad de Crohn afecta al intestino delgado y puede originar granulomas (masas en forma de esferas compuestas por células del sistema inmunitario que se agrupan cuando intentan aislar sustancias que el cuerpo no reconoce) y fístulas (fisuras que se abren en la piel o en las mucosas). La colitis ulcerosa en cambio no lesiona el intestino delgado ni causa granulomas o fístulas.
  • Profundidad de las lesiones: en la colitis ulcerosa, el proceso inflamatorio se limita a la mucosa que recubre la luz interna del intestino grueso no teniendo que verse afectado toda la extensión del mismo. En la enfermedad de Crohn el proceso inflamatorio afecta también a capas más profundas del tubo digestivo.

Podemos ver mejor las diferencias entre ambas en la siguiente infografía de Clínica Universidad Navarra.

colitis-ulcerosa-enfermedad-crohn

Diferencias colitis ulcerosa enfermedad de Crohn.

La colitis ulcerosa es una enfermedad que puede afectar tanto física como emocionalmente. Por eso, trabajar los aspectos emocionales como el estrés y mantener relaciones sociales saludables ayudará a espaciar los brotes de la enfermedad. Combinar las recomendaciones médicas con un nutricionista y terapia psicológica también favorecerá la salud del paciente.

Fuentes:
Unidad de Antención Crohn- Colitis del Hospital Vall d’Hebron (Consultado en julio de 2021 y accesible en https://www.ua-cc.org/es/educacion-y-promocion/la-alimentacion/en-la-fase-activa-de-la-enfermedad )

Recomendaciones nutricionales para la Colitis Ulcerosa de la Fundación Española del Aparato Digestivo (Consultada en julio de 2021 y accesible en el enlace: https://www.saludigestivo.es/wp-content/uploads/2016/05/E.-Recomendaciones-nutricionales.pdf)

Grupo español de trabajo de Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (Geteccu)

Dieta y nutrición de G-Educainflamatoria (Consultado en julio de 2021 y accesible en el enlace: https://educainflamatoria.com/dietas-y-nutricion/estoy-en-brote-que-puedo-comer/)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*